LA REPRODUCCIÓN HUMANA ARTIFICIAL O ASISTIDA Y LA CLONACIÓN


ALMUDENA LORENZO ÚBEDA
IRENE ESTEBAN EGEA
1º de Bachillerato D
GENERALIDADES

Hoy día se habla de la tecnociencia, que se trata de la implementación del conocimiento científico en elementos tangibles, que le permite al ser humano la manipulación de la Naturaleza. El sueño de la creación de hombres suplantando el acto procreativo se ha hecho realidad. Ha iniciado una auténtica revolución biológica, que se abroga dotes demiúrgicos, es decir, capacidad de crear al hombre o, al menos, de transformarlo o recrearlo.
La fabricación de seres humanos es posible en la actualidad empleando técnicas que simulan o hacen biomimética del proceso de fecundación que tenia lugar exclusivamente en el seno materno. A esto último se le conoce como “fertilización in Vitro”
Hoy en día la fecundación artificial es una técnica de rutina que no tiene mayores complicaciones tecnológicas ni secretos, pero con un alto porcentaje de fracasos. Se trata de algo aparentemente tan sencillo como “sembrar en el seno materno” un embrión utilizando una cánula y guiados por medio de una ecografía.
El desarrollo de la fertilización in Vitro a conseguido satisfacer el deseo de paternidad de numerosas parejas, pero sigue planteando casos que desafían los límites éticos y legales.
Surgen entonces una serie de preguntas como: ¿Cuál debería ser el límite de edad de una madre para concebir? ¿Qué si una paciente recibe un embrión fertilizado de un donante equivocado? ¿Es éticamente aceptable que los padres escojan el sexo de su futuro bebe? ¿Qué se debe hacer con los embriones congelados sobrantes de los procedimientos de fertilización? ¿Pueden ser utilizados estos embriones para la investigación científica o deben ser destruidos?
Este afán demiúrgico por fabricar seres humanos cada vez más a medida esta ocasionando grandes controversias en la sociedad, especialmente cuando se habla de clonaciones de seres humanos, sobre todo cuando se hablaba de la posibilidad de “clonación” de seres humanos. Un clon se trata de hacer una copia genéticamente fiel y exacta de quien donó el material humano, persona que no puede ser definida como progenitor, ni como padre o madre, ni como hermano; es simplemente, “el donante”.
El mundo se estremeció a finales de febrero de 1997, cuando se anuncio una noticia científica, el nacimiento de una oveja; no una oveja cualquiera: “ la oveja Dolly”, nacida el 5 de julio de 1996


FECUANDACIÓN ARTIFICIAL O FERTILIZACION IN VITRO.

La fecundación artificial comprende el conjunto de técnicas dirigidas a conseguir la concepción humana fuera de su proceso natural en la pareja. Se distinguen:
-Fecundación artificial homóloga: si los gametos se corresponden a los esposos, padres legales del futuro embrión.
-Fecundación artificial heteróloga: cuando al menos uno de los gametos proviene de un donante externo a los esposos.
Se puede utilizar básicamente por dos vías: Intracorpórea y Extracorpórea. De esta manera:
1. Fecundación artificial homóloga. Introducción en seno materno de los gametos masculinos del marido, previamente recogidos. Se llama inseminación artificial homóloga.
2. Fecundación artificial homóloga extracorpórea. El encuentro de los gametos ocurre en una cápsula de Petri. Los óvulos fecundados se introducen en el útero materno. Se procede a la fecundación de varios óvulos y se generan varios embriones sobrantes que después serian destinados a ser congelados, experimentación o destrucción. Se llama fecundación in Vitro homóloga con trasferencia del embrión.
3. Fecundación artificial heteróloga intracorpórea. Introducción de los gametos en el seno materno, uno de los cuales proviene de un donante externo a los esposos. Se llama inseminación artificial heteróloga.
4. Fecundación artificial heteróloga extracorpórea. Encuentro de los gametos, al menos uno de ellos es externo a los esposos, tiene lugar en la cápsula de Petri. Los óvulos fecundados se introducen después en el útero y los sobrantes se congelan o sirven de experimentación. Se denomina fecundación in Vitro heteróloga con transferencia del embrión.

La fecundación in Vitro plantea varias situaciones: si el embrión es transferido a una madre de alquiler, si los gametos provienen de un banco de gametos congelados, si se implantan embriones a un útero artificial y ¿es posible la fecundación entre especies?. A continuación su valoración ética.


MADRES SUSTITUTAS O DE ALQUILER.

La fertilización in Vitro se ha concentrado en satisfacer la necesidad de tener hijos a través de la transferencia de embriones. En principio, el método no involucraba a ninguna tercera persona extraña al matrimonio en el proceso de gestación del embrión. Con todo esto, abre el camino aun sinnúmero de posibilidades y de combinaciones en las que podrían participar personas distintas de la pareja. Consiste en utilizar una madre sustituta o de alquiler, que pueda llevar el embarazo del embrión, tomando en consideración que la condición de útero de muchas mujeres que recurren a la fertilización in Vitro le impide la gestación. Entran en juego las madres de alquiler, mujeres contratadas que llevan el embarazo, con la finalidad de entregar al niño que va a nacer a la pareja encargada. Aquí entran una serie de aspectos éticos y legales que comienzan por tomar en consideración, por ejemplo, la edad de la madre sustituta.
Si una mujer de edad avanzada, por medio de la inseminación in Vitro, se puede quedar embarazada, se crea un desfase cronológico entre la madre y el hijo, un problema generalmente que repercutiría en su futuro como individuo.



BANCOS DE GAMETOS.

Dados el éxito alcanzado por los métodos de reproducción asistida, los investigadores británicos proyectaron el primer banco de óvulos fecundados y congelados. Era la consecuencia lógica del desarrollo de las técnicas de fertilización in Vitro. Son centenares los niños nacidos procedentes de estos bancos. Comenzaron a surgir problemas éticos y legales sobre la paternidad y maternidad de los hijos nacidos a partir de estos procedimientos. La legislación insiste en el carácter anónimo de los donantes de gametos, para el mantenimiento de estos bancos con miras a la fecundación in Vitro o la investigación científica.
Los bancos de gametos plantean también la posibilidad de engendrar después de la muerte.
Los bancos de gametos humanos han producido un mercado, cuyos problemas éticos y morales podrían llegar a ser comparados con aquellos observadores en los mercados donde se comercializaba con seres humanos llevados a la esclavitud.



EL ÚTERO ARTIFICIAL.

Se conoce de algunos experimentos para desarrollar embriones en las fases tempranas de su desarrollo en probetas adaptadas para tal afecto, lo que podíamos denominar úteros artificiales. Los embriones así tratados han llegado a la muerte antes de un estado temprano de fetos, cuando hubiera sido posible pasarlos a una incubadora para completar el proceso de gestación. Tampoco es probable que a mediano o largo plazo el seno materno, en el espacio entre el estado inicial y el final de la gestación, pueda ser reemplazado por un útero artificial. No parece que haya llegado el momento de desarrollar auténticos bebés probetas en el sentido mas estricto del término. Sin embargo, no se puede descartar del todo la hipótesis, sobre todo tomando en consideración los progresos tecnológicos en este campo, que podría acelerar el desarrollo y sorprender con un útero artificial que sea eficaz por lo menos en los próximos 100 ó 200 años.



FECUNDACIÓN ENTRE ESPECIES O LA QUIMERA.

He aquí una de las hipótesis más escalofriantes que se pueda plantear en el campo de la reproducción artificial: alcanzar a cruzar la barrera de las razas en la experimentación del área de la reprogenética.
La Quimera, en bioética se utiliza como término para referirse a la transmisión de órganos o de material genético, especialmente de hombre a animal, o viceversa.
Algunos investigadores han especulado con la posibilidad de alcanzar a obtener un híbrido entre otras especies de primates remotamente emparentados; por ejemplo, entre un hombre y un mono superior, y seria fecundación in Vitro. En intento de realizar un cruze entre un hombre y una hembra chimpancé. En tales circunstancias, surge la pregunta, ¿cuál puede ser el resultado de este cruze genético?. Genéticamente, si predomina el código genético animal, se desarrollará como cuerpo de animal; mientras que si predomina el código genético humano, tendrá cuerpo humano. Esta quimera será ¿persona o animal?. La respuesta tendrá que esperar, aún no a sido planteando seriamente.



VALORACIÓN ÉTICA.

La fertilización in Vitro, plantea suplantar la unión entre esposos al abrazo conyugal. La naturaleza de todo ser humano, o su individualidad, requiere que los niños sean procreados a través de acciones de naturaleza íntegramente personal. Cualquier otro tipo de acción que pretenda suplantar este carácter personal no está a la altura ni responde a la dignidad del ser que es llamado a la existencia y, por lo tanto, presenta problemas éticos.
Las técnicas de fertilización in Vitro, son intrínsecamente impersonales, porque los padres o progenitores, no se encuentran personalmente implicados de modo directo y adecuado en la responsabilidad que le es propia. En la fecundación artificial, la acción de procrear pierde su carácter unívoco y exclusivo de los padres, en la cual la unidad se ha fragmentado por la participación de terceros. La intervención de los técnicos resulta la ruptura de la acción procreativa, porque ya no es una acción espiritual y corporal simultánea, sino que, la aportación corporal de los gametos o células que son entregadas a los técnicos. La participación de terceros crece en la misma medida que intervienen los bancos de gametos. Aquí tenemos la participación de donantes anónimos que aportan el material genético, con todas las consecuencias que para los niños esto significa, desde la perspectiva de su derecho a conocer su origen y poseer su herencia.
La gravedad del problema se incrementa cuando ya ni el gesto ni el sustrato corporal se corresponde con ninguno de los cónyuges.



CLONACIÓN.

• CLONACIÓN EN ANIMALES.
En las últimas décadas la clonación ha alcanzado un alto grado de divulgación, gracias a artículos, algunos divulgativos otros más bien sensacionalistas, que aparecen en la prensa diaria, en semanarios y revistas. La clonación es un proceso bastante conocido en la Naturaleza. Un pedazo de tronco tomado de una planta, es capaz de crecer y convertirse en una nueva planta con la misma composición genética. La medusa se reproduce liberando un grupo de células que puedes reconstruir un nuevo organismo, la cría es un clon genéticamente idéntico a la medusa que le dio origen. En especies vegetales y animales inferiores, la reproducción de tipo asexuada es el denominador común. Pero en especies superiores, la reproducción es fruto de la unión de dos individuos. La criatura así engendrada es genéticamente diferente de sus progenitores. Pero hacía la década de 1930 surge la idea de la reproducción asexuada de plantas, animales o incluso del hombre, a partir de una célula aislada. Cada una de las células somáticas de un organismo contiene en su núcleo toda la información genética necesaria para construir un nuevo individuo.
El embriologo alemán Dr. Hans Spemann, galardonado con el Premio Nóbel de Fisiología y Medicina en 1935 por su descripción de los procesos mediante los cuales las células de un embrión se diferencian y especializan durante el desarrollo embrionario, sugirió un experimento que consistía en extraer el núcleo de un óvulo y reemplazarlo con el núcleo de otra célula somática, con la finalidad de observar si éste alcanzaba estadios de desarrollo embrional y, en definitiva, se transformaba en un clon del individuo del cual se extrajo el núcleo. A partir de la propuesta del Dr. Spemann, y gracias al aumento de la comprensión de los procesos biológicos, se iniciaron los experimentos en la clonación de animales. Para 1952, los Drs. Robert Briggs y Thomas J. King, del Instituto Carnegie, de Washington, hichieron experimentos en la clonació de ranas, que resultaron en una serie de renacuajos genéticamente idénticos , cipoas fieles y exactas de los donantes de los núcleos de las células.Biólogos de la Universidad de Oregon, en los Estados Unidos, realizaron la clonación de peces, mientras que Kart Illmensse, de la Universidad de Ginebra, Suiza, y Meter Hoppe, en el Laboratorio Jacksons en bar Harbor, Estado de Maine comunicaron en enero de 1981 la primera clonación de un mamífero; después de 316 ensayos clonaron con éxito tres ratones. El método fue mejorado por los Drs. James mcGrath y Davor Solter, del Instituto Wistar de Anatomía y Biología de Filadelfia en junio de 1983. Ya para 1994 se había alcanzado la clonación de embriones de vacas, como preámbulo de la clonación de la oveja Dolly, en 1996.


• CLONACIÓN EN SERES HUMANOS.
La clonación de seres humanos fue siempre materia de especulación y se circunscribió a las novelas de ciencia ficción que retomaron las maximás aspiraciones de las escuelas herméticas de alquimistas: crear vida humana a partir de sus constituyentes elementales. Pero a partir de 1997, con el reporte del Dr. Ian Wilmut en la revista Nature, lo que era una ficción pasó al campo de lo fáctico:fue posible crear un nuevo ser genéticamente idéntico a su mamdre, un mamífero, la oveja Dolly, nacida el 5 de julio de 1996. A partir de este momento se dispara la alarma social, pues el procedimiento a través por el cual se hizo posible el desarrollo de Dolly, puede también ser utilizado en la obtención de seres humanos clónicos, En la propia revista Nature ya para marzo de 1997 la bioética respondía al hecho con un artíclo de Axel Kahn, ante la posibilidad de clonar seres humanos, ya sea con fines reproductivos o terapeúticos, se planta la discusión en términos de la defensa de la dignidad del ser humano, pues la clonación genera la posibiladd de crear una nueva raza humana, a la que se pudiera manipular con fines políticos y sociales, algo similar a lo descrito por George Orwell en su clásico “ 1984 “. Se presenta un panorama aterrador con la posibilidad de crear un ejército de esclavos a disposición para ser sometidos a trabajos forzados o como material de experimentación científica a usar y tirar. David Rorvik afirmó que un millonario le pidió reunir un grupo multidisciplinario de científicos que fueran capaces de clonarlo. A Rorvik el experimento se llevó exitosamente en laboratorios ubicados en un país del sudeste asiático, luego de un gran número de fracasos y el embrión fue llevado a término por una joven nativa que dio a luz un bebé sano, copia fiel del excéntrico millonario. El mundo cíentifico recibió con escepticismo la noticia, debido a la falta de pruebas por parte de Rorvik. Se recibió el anuncio del nacimiento por clonación de un bebé hecho público por Clonaid . Esta empressa con sede en Las Vegas, tiene como fndador a Claude Vorilhon, conocido como Raël. En declraciones de Brigitte Boisseller, representante de Clonaid, se trata de una niña a quien llamaron Eva y que nació el jueves 26 de diciembre de 2002 por medio de una cesáreao. La niña es un clon de si madre, una mujer de 31 años que donó su ADN para el proceso de clonación. Para los Raelianos la clonación es la manera en que, según las revelaciones e Rael, han sido creados los seres humanos por los extraterrestres.
Un caso interesante lo encontramos en el actor Christopher Reeve, paralizado tras un accidente de equitación. En el concierto de personalidades interesadas en la clonación de seres humanos destaca el embriólogo italiano Severiano Antinori, quien desde 1999 ha anunciando planes para clonar bebés humanos como técnica alternativa de reproducción asistida. El Dr. Antinori, ejerce en un hospital clínico de Roma, y alcanzó renombre por su trabajo en la fertilización in vitro de mujeres entre 50 y 60 años, ha planeado incluir en su menú de servicios la clonación humana para aquellas parejas en las que la fertilización in vitro no es viable. Esta práctica ha sido prohibida en Europa y Estados Unidos.
Woo Suk Hwang, de la Universidad de Seúl, consiguió clonar 30 embriones humanos para obtener células que esperan puedan ser usadas algún día en el tratamiento de enfermedades.
En agosto de 2004 la autoridad británica en el campo de la Embriología y Fertilización Humana otorgó la licencia para realizar experimentos en clonación terapéutica utilizando embriones humanos, a un grupo de investigadores de la Universidad de Newcastle que se dedican a buscar nuevos tratamientos para enfermedades como el mal de Alzheimer y el de Parkinson.
El error más común deriva de pensar que por medio de la clonación se pueden obtener personas idénticas o copias exactas de ellas, razón por la cual muchos se imaginan que la clonación constituye un buen método para escapar de la muerte, a través de la reproducción de un ser querido que va a morir o incluso que ya está muerto. También se podría pensar en traer a la existencia a algún personaje histórico, otros por un interés más oscuro, quisieran volver a la vida a un segundo Hitler. Se trata de algunas personas que desean ir contra los designios del divino Kronos y escapara, como en una máquina del tiempo, a los avatares de la existencia humana. Todo esto no son mas que errores, son fantasías pues no es posible hacer copias de seres humanos ni vivos ni muertos.
La clonación podría resultar en una eficaz contra el hambre en el mundo, aplicada a la ganadería. Pero a los embriones humanos equivaldría a tratar por igual a personas y animales. La clonación humana se traduce en la negación de la condición irrepetible de la persona. La clonación con fines reproductivos viola el derecho más elemnetal de un recién nacido. Cuando se trató el tema de la fertilización in vitro, se habló de bebés a la carta, en este caso se alcanza el máximo , pues la clonación prevé reproducir el genotipo de una persona en una nueva vida, un “hijo clónico”, un “hijo “ sólo de sí mismo.
La clonación con fines reproductivos es el sueño de los partidarios de la eugenesia. Crear fotocopias biológicas de los “mejores seres humanos” e ir erradicando la descendencia defectuosa a través de esta modalidad de la repro-genética, es un sueño que tal vez pasó por la mente de sir Francis Galton. También puede tener fines no reproductivos, cuando el fin que se persigue con ella no es llegar a obtener un ser humano clónico desarrollado, sino utilizar dichos embriones para la investigación científica o médica.
La clonación terapéutica permitiría obtener los tejidos necesarios a partir de un cultivo de células tomadas de embriones clonados del propio paciente, de donde se desprende que el rechazo es nulo. Esto significaría fabricar clones de una persona para ser utilizados en el aprovisionamiento de material humano que puedan ser posteriormente transplantados a esa persona, en un proceso que acaba con la destrucción y la muerte del clon. La acción terapéutica se transforma en una acción homicida, desde la perspectiva de los seres humanos convocados a una efímera existencia por la clonación terapéutica.



MECANISMOS DE OBTENCIÓN.
La palabra clonación viene del griego y significa retoño, es la producción artificial y asexuada de células o individuos genéticamente casi idénticos a otros ya existentes. Según el fin que se propone, la clonación puede ser de dos tipos:
1) Clonación reproductiva, cuyo objetivo es alcanzar el nacimiento de un nuevo individuo vivo idéntico al clonado.
2) Clonación terapéutica, cuya finalidad es producir un embrión del que se prevé la interrupción de la vida en los primeros estadios del desarrollo, para obtener una serie de células y tejidos, los cuales subsecuentemente podrían trasplantarse al paciente sustituyendo los enfermos.
Estos dos tipos de clonación deben diferenciarse de la “clonación celular”: subdivisión celular en el laboratorio con la finalidad de conseguir un conjunto de células del mismo tipo para fines de investigación.
Existen diferentes métodos para llevar a acabo una clonación. El más conocido e importante utilizado para la clonación de mamíferos es la “transferencia de núcleo “, método desarrollado por el Dr. Ian Wilmut y el Grupo de Escocia, que en 1997 realizó la clonación de la oveja Dolly. Este método se desarrolla en cuatro etapas:
1. Se extrae el núcleo de un óvulo no fecundado (célula germinal que contiene la mitad del patrimonio genético) de una oveja adulta de raza Blackface.
2. Se extrae el núcleo de una célula somática (una célula mamaria que contiene el patrimonio genético completo) de una oveja de raza Finn Dorset.
3. Se sustituye el núcleo del óvulo por el núcleo de la célula somática.
4. Se implanta el nuevo óvulo en el útero de una tercera oveja Blackface, donde se llevó a cabo la gestación del embrión, y de la cual nació la oveja Dolly.
El núcleo de la célula somática adulta, trasplantado al óvulo se convierte en toti potente, perdiendo las diferenciaciones y dando origen a un individuo genéticamente casi idéntico al donante. En el caso de Dolly, tenemos una oveja de raza Finn Dorset que gestó en el útero de la oveja de raza Blackface.
Es importante señalar que ene la fecundación humana el cigoto es el fruto de dos células germinales, el gameto masculino y el femenino, cada uno de los cuales aporta 23 cromosomas. El nuevo individuo tendrá un total de 46 cromosomas y poseerá características genotípicas de cada uno. En la clonación se ha tomado una célula somática, que contiene en su núcleo los 46 cromosomas y por lo tanto tendrá únicamente las características genotípicas del donante del núcleo. Para la clonación humana se podría utilizar un método similar al seguido para la oveja Dolly. Este es el planteamiento del Dr. Richard Seed, o el Dr. Zavos, quien para febrero de 2004 anunció el intento fallido de implantar un embrión obtenido de un óvulo de una mujer de 35 años y de una célula cutánea de su esposo.



PROBLEMÁTICA DE LA CLONACIÓN HUMANA.

• Éticos.
La clonación humana se incluye en el proyecto del eugenismo y está expuesta a todas las observaciones éticas y jurídicas que lo han condenado ampliamente. Como ha escrito Hans Jonas, es en el método, la forma más despótica y a ala vez en el fin,
la forma más esclavizante de manipulación genética; su objetivo no es una modificación arbitraria de la sustancia hereditaria, sino precisamente su arbitraria fijación en oposición a la estrategia.
Es una manipulación radical de la relacionalidad y complementariedad constitutivas, que están en la base de la procreación humana, tanto en su aspecto biológico como en el propiamente personal. Tiende a considerar la bisexualidad como un mero residuo funcional, puesto que se requiere un óvulo, privado de su núcleo, para dar lugar al embrión-clon y es necesario un útero femenino para que su desarrollo pueda llegar hasta el final. De este modo se aplican todas las técnicas que se han experimentado en la zootécnica, reduciendo el significado específico de la reproducción humana.
En esta perspectiva se adopta la lógica de la producción industrial: se deberá analizar y favorecer la búsqueda de mercados, perfeccionar la experimentación y producir siempre modelos nuevos. Se produce una instrumentalización radical de la mujer, reducida a algunas de sus funciones puramente biológicas, a la vez que se abre la perspectiva de una investigación sobre la posibilidad de crear úteros artificiales, último paso para la producción en laboratorio del ser humano.
En el proceso se pervierten las relaciones fundamentales de la persona humana: la filiación, la consanguinidad , el parentesco y la paternidad o maternidad. Una mujer puede ser hermana gemela de su madre, carecer de padre biológico y ser hija de su abuelo.
Como en toda actividad artificial se emula e i imita lo que acontece en la naturaleza, pero a costa de olvidar que el hombre no se produce a su componente biológico, sobre todo cuando éste se limita a las modalidades reproductivas que han caracterizado sólo a los organismos más simples y menos evolucionados desde el punto de vista biológico.